domingo, 29 de abril de 2012

Ya nada será lo mismo...



Te miré a los ojos
y no vi nada del ayer.
Todo estaba vacío,
todo  se había olvidado.
Tus recuerdos eran
cual carcasas de crisálida,
frágiles y huecos.
Yo aún los conservo,
una parte vivida de mi,
un poco de mi yo,
un retal de llantos
y otro más de sonrisas,
de tardes celestes
y noches oscuras,
sin arrepentimientos,
sin reproches,
sin dudas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus palabras son la sangre que corre por las venas de este blog. Así que dale vida.

Flapping Purple Butterfly