viernes, 20 de abril de 2012

Muerte en la plazuela.


Sobre la noche dorada
brilla la luna lunera,
mientras espadas desenvainan
su coraje en la plazuela.

Destellos de luz y de sangre
manchan las negras aceras,
gritos de voces calladas
lanzaban las mozuelas.

Sobre la noche dorada
esperan pacientes las estrellas
apagarse una a una
tras las nubes espesas.

¡Qué dolor se huele en el aire!
¡Qué tristeza en la plazuela!
cómo rezuma el salitre
apagado de la alberca.

La sangre negra que corre,
que corre tan espesa,
camino abajo camina,
a lo largo de la dehesa,
pintando de rojo los lirios
llenándolo todo de pena.

Dos muchachos yacen muertos
mientras el reloj las doce espera
en la plaza de los soles
justo al lado de la alberca.

Sus navajas de gitano
roban luz a las estrellas
mientras las limpian con un paño
dos de las mozuelas.

¡Qué silencio, qué dolor, qué pena!
Dos ojos se han cerrado,
al salir la luna llena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus palabras son la sangre que corre por las venas de este blog. Así que dale vida.

Flapping Purple Butterfly