lunes, 23 de abril de 2012

Golondrina de flores.

Mi golondrina corpórea,
un día se enamoró
y pasó de contemplar
cielo a mirar una flor.

Aquella rosa rojiza
también enferma de amor,
deseaba flotar en nubes
junto a su gran ilusión.

Mi golondrina tan libre,
toda ella carne y calor
se enamoró de un ser frío
con espinas y almidón.

Desde los alambres mira
a su quieta inmóvil flor
y a la par que sube savia,
late fuerte el corazón.

Un día claro la osada,
sobre su flor se posó,
mientras la rosa rojiza
miraba con sangre el sol.

-¿Qué escondes tras tus espinas,
que irradia tanto dolor?-
pregunta el pobre pájaro
a su quieta inmóvil flor.

-¡Vuela tan alto mi vida!-
,grita la flor sin perdón,
-pues mis espinas matan
y he herido tu corazón-.

La golondrina de bruces
junto a los pies de su amor
cae despacio tan sola,
al lado de un gran terrón.

De alimento de mil flores,
sirve ahora esta ilusión,
porque golondrina y rosa
se unen con cuerpo de flor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus palabras son la sangre que corre por las venas de este blog. Así que dale vida.

Flapping Purple Butterfly