martes, 10 de abril de 2012

Mordiscos de serpiente...


Cual mordiscos de serpiente,
tu boca muerde mi boca,
latía mi corazón
pensando que estaba sola.

Cabeza, corazón y sed,
brota el jugo de las rocas
torpes palabras sórdidas
escondidas tras las sombras.

Tu boca, mi boca, el silencio
viene el mar con sus olas
de amor, caricias y risas
de otoño cargados de hojas.

Jugamos al escondite y
por cada beso una rosa
y tu boca y mi boca mordían
serpientes detrás de las rocas.

Los sueños antes palabras,
sólo son hechos ahora
y entre tu boca y la mía
un campo de amapolas.

El viento capitán y dueño
peinaba sus tiernas corolas
reíase perplejo pensando
en su rojo color de amapola.

La luna tu boca miraba,
al tiempo que estaba celosa,
-quién pudiera dar ese beso
entre espuma, rocas y amapolas.-

El sol escuchaba su canto,
su clara voz de amazona;
-¡Ay quién pudiera tener
a mi luna entre las olas,
darle un beso de serpiente
escondidos tras las sombras.-

En la calle les cantaban,
canciones de cuna las mozas,
el sol y la luna no pueden,
unir poco a poco sus bocas.

De pena en el ancho mar,
secan el agua las esponjas,
el sol y la luna callados
juegan al escondite entre olas.

Cual mordiscos de serpiente,
tu boca bebe en mi boca
mientras el corazón renace,
al ver que no estaba sola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus palabras son la sangre que corre por las venas de este blog. Así que dale vida.

Flapping Purple Butterfly