viernes, 13 de abril de 2012

Basta tu presencia...



Sonidos que arrugan mis ojos,
la luz consumida de una vela que me ciega.
No es tu mirada, la que me hace no ver.
Eres tú, que sin tocarme, me tocas,
que sin hablarme, te escucho.
Porque bastan tus ojos
para calmar mi soledad,
basta tu presencia,
para sentirme entera.
Entonces soy feliz,
feliz de tenerte tan cerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus palabras son la sangre que corre por las venas de este blog. Así que dale vida.

Flapping Purple Butterfly