jueves, 10 de octubre de 2013

A veces te extraño...


 

A veces te extraño
y duele ese vacío en el corazón,
ese agujero que no se llena con nada.

Realmente duele siempre,
pero a veces soy más consciente
y otras lo soy menos.

Hay segundos que ando distraida,
traginando entre mis cosas,
y por momentos esa ausencia 
se aletarga en las esquinas.

Otras veces lo que hago no me llena
y es entonces cuando mis esquinas se iluminan
y ese agujero duele hasta el fondo.

Cada minuto es lo mismo,
cada minuto esa ausencia,
aprendí a vivir con ella,
envenenada de tu cariño,
por siempre, para siempre.

Sabiendo que no existe antídoto,
para el mal que me aqueja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus palabras son la sangre que corre por las venas de este blog. Así que dale vida.

Flapping Purple Butterfly